Hipomineralización de molares e incisivos

El término hipomineralización de molares e incisivos se define como una alteración del esmalte de origen sistémico, que afecta a uno o más primeros molares permanentes y se asocia frecuentemente con la afectación de incisivos. Los defectos se describen como manchas de color blanco-crema o amarillo-marrón, con espesor normal, superficie uniforme y con límite diferente adyacente al esmalte normal. Se trata de zonas donde el esmalte es blando y poroso, y por tanto más débil y susceptible de desarrollar caries dental. En general, cuanto más oscuras son las lesiones, más débil es el esmalte y más severa la alteración.

Hipomineralización de molares e incisivos

Estas alteraciones se presentan con elevada frecuencia y como repercusiones clínicas  incluye:

  1. Sensibilidad y rápido desarrollo de caries. Cuando se inicia una lesión de caries en un molar afectado por hipomineralización, ésta progresa rápidamente llegando en pocos meses a afectar al nervio dental. Cuanto antes detectemos las lesiones, menor será el tratamiento a realizar. De ahí la importancia de realizar revisiones periódicas a los niños afectados.
  2. Manchas antiestéticas cuando afecta a los incisivos.
  3. Dificultad en efectividad de anestesia.
  4. Repetida rotura marginal de las restauraciones, debido a la mayor debilidad y fragilidad del esmalte en estas zonas.
  5. La adhesión de los materiales de restauración es limitada.

Puesto que no es posible prevenir la aparición de la hipomineralización de molares e incisivos, es muy importante la detección temprana de las lesiones para instruir a los padres y los niños sobre las medidas preventivas que deben llevarse a acabo para evitar la aparición o agravamiento de la caries dental.

Para ello, es importantísima la realización de revisiones odontopediátricas a partir de los 6 años de edad, que es cuando hacen erupción los primeros molares y los incisivos permanentes, con el fin de detectar cuanto antes estas alteraciones, y en el caso de que se presenten, instaurar las medidas preventivas más adecuadas.

Los niños que presentan dichos defectos deben realizar revisiones dentales más frecuentes, como mínimo cada 6 meses dependiendo de la gravedad, así como limpiezas dentales y fluorizaciones profesionales periódicas. El odontopediatra instruirá al niño en las medidas higiénicas y preventivas que debe seguir en casa.

Se ha demostrado que el flúor tiene un efecto importantísimo en la prevención de la caries dental. Si se recomienda su utilización en todos los niños, es especialmente importante en aquellos que presentan hipomineralización de molares e incisivos. Tanto su utilización en casa en colutorios y pastas dentífricas, como la aplicación en clínica por un profesional, en forma de geles y barnices.

La detección, prevención y tratamiento temprano de las caries que se presentan en dientes afectados por esta alteración, es el mejor tratamiento para la hipomineralización de molares e incisivos.

Bookmark and Share

Los comentarios están cerrados.