La frecuencia en la práctica de las higienes dentales

Normalmente se aconseja una higiene dental cada seis meses pero, como casi todo en la vida, hay que matizar y no generalizar esta norma. Si una persona no tiene factores de riesgo y mantiene una correcta higiene dental, podrá alargar sin problemas estas higienes, siendo una vez al año una frecuencia aceptable.

Para aquellas personas que tengan un elevado índice de caries, hábito alimenticio e higiénico deficientes y problemas periodontales será necesaria una higiene semestral.

La limpieza (profilaxis) o higiene profesional se realiza con un aparto que emite ultrasonidos y va refrigerado con agua. Se elimina el sarro, la placa, así como las manchas y tinciones que oscurecen o afectan el esmalte, producidas por la nicotina, el café, el té u otras bebidas y alimentos que tiñen. Estas manchas pueden desaparecer con el empleo de un aparato que utiliza el bicarbonato como elemento desincrustante.

Bookmark and Share

Los comentarios están cerrados.