Mesoterapia facial antienvejecimiento

La mesoterapia es una técnica medica basada en la inyección de cantidades microscópicas de medicación directamente en la piel. La mesoterapia fue desarrollada en el año 1952 por el Dr. Pistor en Francia y reconocida como tratamiento para el rejuvenecimiento facial en el año 1987 por la Academia Francesa de Medicina.

Desde entonces se han inyectado numerosos productos con el fin de rejuvenecer la piel.

Lo que queremos conseguir con la mesoterapia facial es un entorno lo más sano y rico posible que induzca a nuestras células a producir sustancias endógenas como el colágeno, el ácido hialurónico o la elastina.

La revolución que la mesoterapia antienvejecimiento ha experimentado en los últimos tiempos es debida principalmente a la introducción en el mercado de productos de ácido hialurónico de gran calidad y con muy pocos o casi ningún efecto secundario que permiten mejorar el aspecto y la salud de nuestra piel.

El ácido hialurónico es un compuesto de nuestra propia piel. También se encuentra en las articulaciones y en los ojos.

El ácido hialurónico tiene gran capacidad para retener el agua, es decir, una gran capacidad higroscópica lo que permite su acción hidratante en profundidad de la piel, además estimula la producción celular de más ácido hialurónico que va disminuyendo con la edad.

Los tratamientos de mesoterapia antienvejecimiento facial se realizan  de manera personalizada, según el tipo de piel, la edad y las necesidades del paciente.

Además de ácido hialurónico, suele añadirse al tratamiento pequeñas cantidades de vitaminas y otros compuestos como minerales, coenzimas y aminoácidos, que son necesarios para las reacciones del metabolismo celular. Así mismo, se añaden también sustancias antioxidantes que protegen a las células de la oxidación.

Los tratamientos son personalizados, lo más frecuente es realizar de 3 a 5 sesiones anuales. El tratamiento se realiza con agujas muy finas por lo que es muy poco traumático y prácticamente indoloro. La satisfacción del paciente frente a estos tratamientos es muy alta, pues mejora la textura de la piel, que se vuelve más suave, disminuyen los poros y adquiere un tono más uniforme y en definitiva un aspecto más juvenil.

La mejoría de la piel es progresiva. Los resultados son visibles desde la primera sesión y acumulativos, la piel aparece más luminosa, más hidratada y tonificada y los resultados son muy naturales.

Cabe  destacar también la importancia de la prevención en este tipo de tratamientos pues, si no dejamos deteriorar la piel, ésta presentará mejor aspecto durante más tiempo.

Los tratamientos de mesoterapia pueden combinarse con cualquier otro tratamiento para el envejecimiento facial como Botox-Vistabel, rellenos faciales o con la cirugía como lifting y blefaroplastia pues cualquier tratamiento dará mejor resultado en una piel sana.

Bookmark and Share

Los comentarios están cerrados.