Excelencia en Ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia significan, a día de hoy, el objetivo de alinear los dientes y conseguir –con esto- una mejora estética en la sonrisa del paciente, así como una función equilibrada y eficaz.

En ortodoncia se pueden considerar dos tipos de tratamientos:

1. Precoces, que se realizan entre los seis y los nueve años, con el objetivo de corregir problemas esqueléticos y funcionales.

2. Tardíos, con la dentición definitiva ya erupcionada, que consiguen una oclusión dentaria funcionalmente adecuada y un alineamiento estético de los dientes.

La excelencia de un tratamiento de ortodoncia, pues, se mide por el éxito conseguido a nivel de la estética y la funcionalidad. Pero hay otro punto relevante que el paciente debe conocer: la estabilidad del resultado final del tratamiento, un aspecto que tiene que ver con el diagnóstico y planeamiento del tratamiento en cada caso. Como dice el profesor José Durán, “de qué sirve un perfecto acabado estético de un caso si éste será efímero”, refiriéndose a la recidiva del tratamiento. Al final de un tratamiento de ortodoncia, los dientes deberían ir a nivel de los arcos en una posición de estabilidad en relación a la musculatura intraoral (lengua) y perioral (labios y mejillas).

De acuerdo con este criterio, mover los dientes es un trabajo relativamente fácil pero dejarlos en equilibrio con el entorno muscular requiere una planificación del tratamiento que se consigue teniendo en cuenta los siguientes puntos:

A – Normalizar las funciones orales (respiración, deglución y patrón masticatorio) por medio de la estimuloterapia programada y la reeducación miofuncional.

B – Evitar el alineamiento de los dientes si no hay espacio para ello, recurriendo a las extracciones dentarias para equilibrar la tensión a nivel de los arcos dentarios.

C – Conseguir una oclusión dental de acuerdo con unos parámetros de individualización en el tratamiento y en el uso de aparatos (alambres y brackets) adaptados a las necesidades de cada paciente.

D – Valorar los desajustes existentes entre las bases óseas y tratar, por medio de tratamientos tempranos ortopédicos o bien mediante una cirugía ortognática, en caso de no actuar a tiempo para utilizar el primer procedimiento.

La excelencia en ortodoncia se basa en conseguir un ajuste dental funcionalmente perfecto cumpliendo, al mismo tiempo, el binomio “estética y estabilidad” como premisa básica para conseguir una boca sana, que haga su trabajo eficientemente, bajo una sonrisa atractiva y con máxima durabilidad en el tiempo.

Estos objetivos sólo se consiguen mediante un diagnóstico y tratamiento “individualizados” para cada caso, un trabajo que sólo se consigue mediante un diagnóstico preciso y una técnica de tratamiento apropiada, a elegir en cada caso. No todos los tratamientos de ortodoncia conducen hacia la excelencia.

Dr. Salvador Carreras Canudas
Responsable del Servicio de Ortodoncia de Clínica Belodonte

Bookmark and Share

Los comentarios están cerrados.